¡Escríbenos por whatsapp!
¡Llámanos al 916 15 66 72!

Enter your keyword

Masilla sanitaria, protege la estanqueidad de tu inodoro

Masilla sanitaria, protege la estanqueidad de tu inodoro

Masilla sanitaria, protege la estanqueidad de tu inodoro

En la instalación de sanitarios debemos prestar especial atención a todos los detalles. Los baños son zonas de gran acumulación de agua donde podemos encontrar fácilmente pérdidas de agua, humedades o fugas. Es por ello que en Cosán trabajamos las mejores masillas sanitarias.

Para su correcto funcionamiento debemos ser pulcros en nuestro trabajo y cumplir con todos los pasos necesarios. ¡Toma nota!

  1. Prepara bien la zona
    Antes de aplicar ninguna masilla debemos retirar la anterior. Es importante no dejar ningún resto para asegurarnos que la nueva masilla absorbe perfectamente.Si no dispones de una herramienta profesional para quitar la masilla puedes usar una navaja o cuchillo sin sierra. Debes intentar levantar la masilla de una sola pieza. Si aun así fuera muy complicado puedes utilizar eliminadores de masillas.
  2. Limpia la base
    Una vez quitada la masilla debemos eliminar cualquier residuo tipo restos de pintura, suicidad y óxido. Puedes utilizar un limpiar de baños genérico y un trazo para limpiar toda la unión al inodoro. Cuanto más limpio este todo mejor será el sellado de la nueva masilla.Cuando limpiamos debemos asegurarnos de que no hay humedad, es decir que el suelo está completamente seco, y que además esta completamente recto y firme.
  3. Coloca cinta en el suelo
    Además de ayudarnos a conseguir un sellado liso evitará que llenemos todo el suelo de masilla. Si crees que tendrás problema con el sellado puedes poner una doble cinta y así asegurar la zona donde aplicarás la masilla.
  4. Aplica la masilla
    Apuesta por masilla 100% silicona para inodoros, ya que es la más resistente al agua. Puede ser un poco más costosa que el resto, pero a la larga te ahorrarás los costes de haber usado la masilla equivocada.
  5. Dar forma a la masilla
    Aplica la masilla de la forma más sutil que puedas, lo ideal es usar una pistola ya que podrás controlar mejor donde sale. Si te han quedan restos puedes incluso retirarlos con la mano.
  6. Retira la cinta
    Una vez que hemos aplicado la masilla correctamente y hemos cubierto todas las zonas podemos retirar la cinta adhesiva que colocamos al principio. Como verás, la cinta nos ha ayudado a delimitar la zona de una forma mucho más precisa.
  7. Remata todos los detalles
    Para poder conseguir el mejor resultado es importante limpiar a posteriori. Es tan sencillo como coger un trapo húmedo o una esponja y limpiar alrededor de la unión. Recuerda enjuagarlos cada vez que lo uses, podrías arrastras trozos de masilla sin darte cuenta.Para que tu trabajo quede impecable recuerda dejar actuar la masilla durante 24 horas y no mojarla.

Estas son las indicaciones que harán que tu trabajo sea 100% profesional y tenga los mejores resultados. No obstante, en Cosán asesoramos a todos nuestros clientes sobre el uso optimo de cada producto. No dudes en realizar cualquier consulta.

Visita nuestra web y descubre una amplia gama de masillas y utensilios y empieza ya a obtener los mejores resultados.

No hay comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published.

¿QUIERES CONOCER NUESTRAS TARIFAS?

¡Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para ver qué necesitas y poder enviártelas!


, acepto recibir comunicaciones de Cosán.